EL CAMALOTE Y SU RELACIÓN CON LOS NUTRIENTES

Aunque son varios los factores que posibilitan y facilitan la rápida propagación de determinadas EEIs, para el caso del camalote y otras especies vegetales como el helecho de agua, el nenúfar mejicano, etc hay que destacar la importancia que tiene la presencia de un alto contenido de nutrientes en las aguas y lodos del Guadiana, especialmente en su tramo extremeño. Esta abundancia de nutrientes es la base del alimento de este grupo de EEI, de tal forma que una vez extendidas es muy difícil su erradicación o control total si no se actúa reduciendo a la larga la presencia de tantos nutrientes en el río.

El camalote es un fitorremediador, puede obtener del agua todos los nutrientes que requiere para su metabolismo, siendo el nitrógeno y el fósforo, junto a los iones de potasio, calcio, magnesio, hierro, amonio, nitrito, sulfato, cloro, fosfato y carbonato, los más importantes. Posee un sistema de raíces, que puede tener microorganismos asociados que favorecen la acción depuradora de la planta y son capaces de retener en sus tejidos una gran variedad de metales pesados (como cadmio, mercurio y arsénico). El mecanismo para hacer esto es por medio de formaciones de complejos entre el metal pesado con los aminoácidos presentes dentro de la célula, previa absorción de estos metales a través de las raíces.

Para estar más informado de como los nutrientes afectan a las EEIs puedes consultar el siguiente documento.